Salmo

Todos tus caminos me son conocidos...
(Salmos 139.3)

Rosario de la misión del Espíritu Santo

Post on 24 Abril 2015
Visto: 52

“Rosario de la misión del Espíritu Santo”

 * En el nombre del Padre…

 * Acto de Contrición

PRIMER MISTERIO: El Arcángel Gabriel comunica a María el mensaje de Dios; Ella acoge la Palabra en su corazón. El Padre la colma de gracia con el Espíritu Divino y el Hijo eterno de Dios se hace carne en sus entrañas.

También nosotros hemos recibido el mismo mensaje; si abrimos el corazón, igualmente, nosotros seremos consagrados por el Espíritu y Jesús revivirá en nosotros el misterio de su misión, de modo que podamos manifestarlo y representarlo en la Iglesia como testimonio de una vida auténticamente apostólica.

* Padrenuestro, tres Avemarías y Gloria

SEGUNDO MISTERIO: María, servidora del Espíritu, lo transmite a Juan Bautista y a su prima Isabel. La visita se convierte en una visitación. Hay profecía, hay santificación y hay alegría. Movida por el Espíritu de Dios, la Santísima Virgen María lee y canta la historia de su pueblo como historia de salvación.

A nosotros se nos ha comunicado también el Espíritu Santo para descubrir los signos de Dios y cantar el Magnificat, para ser mensajeros de la salvación, de la santificación y de la alegría.

* Padrenuestro, tres Avemarías y Gloria

TERCER MISTERIO: El anciano Simeón, lleno del Espíritu Santo, manifiesta a Jesús como el Siervo bajo el signo de la contradicción y de la espada. María se siente traspasada en el corazón y se prepara en el silencio para la llegada de la Hora de Jesús, de su muerte en la Cruz.

Nosotros, de modo semejante, hemos sido llamados a anunciar el Evangelio del Reino con fidelidad y firmeza, cuando son ciertamente muchos los que se oponen a él.

* Padrenuestro, tres Avemarías y Gloria

CUARTO MISTERIO: El Espíritu Divino consagra a Jesús de Nazaret para llevar la Buena Noticia a los pobres, a los marginados, a los oprimidos.

Hemos sido consagrados también nosotros por el Espíritu Santo, para llevar a Cristo a los necesitados de salvación y para reconocerlo identificado con aquellas personas que sufren y ayudarlas de modo eficaz, dispuestos incluso a dar nuestra vida por los hermanos.

* Padrenuestro, tres Avemarías y Gloria

QUINTO MISTERIO: El Espíritu Santo fue enviado sobre los Apóstoles, congregados en el cenáculo, acompañados por María, la Madre de Jesús. Se desataron las lenguas mudas del miedo y se convirtieron en enérgicos testigos y heraldos de la Resurrección. Se abrieron las puertas de la Iglesia y ésta se hizo católica y universal.

También nosotros, encendidos en la misma caridad, sólo debemos pensar en cómo seguir a Jesucristo e imitarlo en la oración, en la actividad, en el estilo de vida entregado, en la búsqueda constante de la voluntad y gloria del Padre Celestial y la salvación del mundo.

* Padrenuestro, tres Avemarías y Gloria

* Salve

ORACIÓN

Oh Dios, que has comunicado a tu Iglesia los bienes del cielo, conserva los dones que le has dado, para que el Espíritu Santo sea siempre nuestra fuerza de salvación. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.