Salmo

Todos tus caminos me son conocidos...
(Salmos 139.3)

Catequesis Sacramentos

Bautismo

Post on 04 Mayo 2015
Visto: 117

 

Bautismo es el baño de regeneración y de renovación del Espíritu Santo en una persona.

Por el Bautismo yo me convierto en hijo de la luz

Por todo lo anterior, se tiene que afirmar que el Bautismo es el principal sacramento.

EL BAUTISMO EN LA SAGRADA ESCRITURA

  • Antiguo Testamento

El sacramento del Bautismo tiene su fuente y origen en Cristo. Esto nos está indicando que al acercarnos al Antiguo Testamento, sólo encontraremos algunas prefiguraciones:

El elemento agua es muy importante y rico en significado en la cultura y tradición hebrea desde los primeros capítulos de la Biblia, pasando por los libros de los diferentes profetas, hasta llegar a los libros de los sabios de Israel (llamados “sapienciales”). “Agua” significa “fuente de vida” y “de fecundidad” (Gn 1,2); es fuente de vida para los que eligen a Dios y muerte para los que le rechazan (cfr. relato de Noé). En este tiempo, se identifican dos clases de agua: la del manantial que significa la vida y la del mar que significa la muerte. El signo más elocuente de la concepción del agua está en el relato del paso del Mar Rojo, pues a través del agua se pasa de la esclavitud a la libertad. Esta imagen se repetirá en el paso del río Jordán para entrar a la “tierra prometida”.

También hay que tener presente que el agua era utilizada como signo de purificación (Ez 36, 25-28). Por esta razón será usada en los ritos de purificación. Posteriormente la van a tener en cuenta el “agua” para los bautizos de los prosélitos que entraban a Israel, el de los Esenios y el bautismo de Juan que busca la conversión.

  • Nuevo Testamento

El verdadero fundamento bíblico del sacramento del Bautismo, como se afirmó antes, se encuentra en la persona de Cristo.

En los evangelios, el primer elemento es el bautismo de Cristo al inicio de su vida pública, de misión mesiánica (Mt 3, 13. 15-17).

Su pasión también es anunciada como un bautismo (Mc 10, 38; Lc 12, 50; Jn 19, 34; Jn 5, 6-8; Jn 3, 5).

Después de la resurrección, Cristo confía a sus apóstoles la misión de bautizar (Mt 28, 19-20; Mc 16, 15-16).

El sacramento del Bautismo es la respuesta necesaria a la predicación como sello de su conversión (Hch 2, 38; Hch 16, 31-33).

Por el sacramento del Bautismo participamos de la muerte redentora de Cristo, somos sepultados y resucitamos con Él (Rm 6, 3-4; Col 2, 12). Los bautizados se revisten de Cristo (Ga 3, 27).

El sacramento del Bautismo es un baño que purifica, santifica y justifica al recién bautizado (1Co 6, 11; 12, 13; 1Pe 1, 23; Ef 5, 26).

EFECTOS DEL SACRAMENTO DEL BAUTISMO

Los efectos del bautismo están simbolizados por los elementos sensibles utilizados: agua, aceite u óleo, cirio encendido, paño blanco.

Entre los efectos del sacramento del Bautismo tenemos:

  • La remisión de los pecados: por el Sacramento del Bautismo son perdonados todos los pecados: el pecado original y los pecados individuales cometidos. Pero tenemos que tener presente que la fragilidad que nos lleva al pecado, la concupiscencia, no desaparece totalmente, al igual que ni la muerte, ni la enfermedad, ni el sufrimiento. Pero, por el sacramento del Bautismo Dios nos regala la fuerza necesaria para la lucha contra el mal.
  • Hace al recién bautizado una criatura nueva: El sacramento del Bautismo nos hace una nueva creación (2Co 5, 17) que consiste en la adopción como hijos de Dios (Gal 4, 5-7), partícipe de la naturaleza divina (2Pe 1, 4), miembro de Cristo (1 Co 6, 15; 12, 27), coheredero con Él (Rm 8, 17) y templo del Espíritu Santo (1Co 6, 19). Además, se hace presente la gracia de la justificación: virtudes teologales, los dones del Espíritu Santo, las virtudes morales.
  • Incorpora a la Iglesia, Cuerpo místico de CristoEl sacramento del Bautismo hace pertenecer al Cuerpo místico de Cristo (Ef 4, 25), otorgándole al bautizado la triple función y dignidad de ser sacerdote, profeta y rey. Ser bautizado es pertenecer a Cristo.
  • Imprime en el bautizado un sello indeleble: El sacramento del Bautismo es un sacramento que imprime “carácter”, es decir, que su efecto es para siempre y por ende no se puede repetir: no se puede recibir el bautismo dos o más veces. La configuración con Cristo (Rm 8, 29), imprime un sello indeleble de su pertenencia a Cristo. El pecado no quita o borra el bautismo en la persona del pecador, pero sí le impide dar frutos. El Bautismo es sello de la vida eterna (Ef 1, 13-14; 4, 30).
  • Unidad del Cuerpo: El Bautismo es el vínculo sacramental de la unidad.

EL SACRAMENTO DEL BAUTISMO ES NECESARIO PARA LA SALVACIÓN

El sacramento del Bautismo es necesario para la salvación (Jn 3, 5) para aquellas personas que han escuchado el evangelio y tienen la posibilidad de pedir el sacramento (cfr. CIC, 1257). Existe también el “bautismo de sangre”, que es el bautismo que recibe con la muerte una persona que deseaba ser bautizada pero que por diferentes motivos no lo había logrado y ahora tiene que dar testimonio de la fe cristiana; y el “bautismo de deseo” que es cuando alguien quiere el bautismo y no lo alcanza porque se encuentra en un sitio donde es imposible y allí le llega la muerte. Para las personas que no conocen el Evangelio, ni tienen la posibilidad de que alguien se lo anuncie, Dios dispone de otros medios para llevarles la salvación. Es el caso de aquellos que viven en la mitad de la selva, o pertenecientes a otras religiones. Estas personas alcanzan la salvación siendo fieles a su fe. No se debe olvidar que Cristo murió por todos y que Dios lo puede todo.

LA “MATERIA” DEL SACRAMENTO DEL BAUTISMO

La “materia” única del sacramento del bautismo es el agua corriente, como el de una fuente, una quebrada o del acueducto.

LA “FORMA” DEL SACRAMENTO DEL BAUTISMO

La “forma” del sacramento del Bautismo son las palabras que se pronuncian en el momento en que se está echando el agua en la cabeza del bautizando: “NN yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

¿QUIÉN ES EL SUJETO DEL SACRAMENTO DEL BAUTISMO?

El “sujeto” del sacramento del Bautismo es toda persona aún no bautizada.

Cuando la persona que va a recibir el bautismo es un adulto que goza de todas sus facultades volitivas e intelectivas y las ejerce, requiere de una preparación adecuada, que en la Iglesia católica se conoce como el catecumenado. El catecumenado es la etapa que permite madurar la fe que ha nacido en su interior por la predicación.

En el caso de los niños, por su corta edad no se requiere de preparación alguna, mas sí a sus padres y padrinos. Aunque en algunos círculos sociales se puede presentar algún debate fuerte en torno al bautismo de los niños, no existe testimonio bíblico explícito alguno en pro o en contra, que pueda ser utilizado para defender o no el bautismo de niños. Lo cierto es que la Iglesia sostiene la posibilidad del bautismo de niños por la necesidad que tiene todo ser humano de recibir la gracia de la salvación de Cristo que irá madurando en la vivencia familiar cuando sus padres y padrinos le anuncien con su vida y palabra la salvación que ha recibido en Cristo, los niños son bautizados en la fe de la Iglesia.

¿QUIÉN ES EL MINISTRO DEL SACRAMENTO DEL BAUTISMO?

Son ministros ordinarios los obispos, los sacerdotes y los diáconos, pero en caso de necesidad es ministro extraordinario del sacramento del Bautismo cualquier persona bautizada, hombre o mujer, con la condición de que lo haga con esa intención y utilizando el agua y las palabras del bautismo.

¿QUÉ ELEMENTOS SENSIBLES SE USAN EN LA ADMINISTRACIÓN DEL SACRAMENTO DEL BAUTISMO Y CUÁL ES SU SIGNIFICADO?

En la celebración del rito sacramental del Bautismo se encuentran varios elementos que vale la pena que usted los conozca:

  • La señal de la cruz al inicio del rito sacramental: es un “sello” que indica la pertenencia a Cristo.
  • La proclamación de la Palabra de Dios: es la invitación de Dios y la respuesta que da el hombre.
  • El Exorcismo y la Unción con el óleo de los catecúmenos: Este óleo es un aceite de oliva que el señor Obispo bendice dentro de la celebración de la Misa Crismal en Semana Santa. Mediante este óleo, el Espíritu Santo realiza en el bautizando la liberación del pecado y de las garras de Satanás.
  • La proclamación de la Palabra de Dios: es la invitación de Dios y la respuesta que da el hombre.
  • El Exorcismo y la Unción con el óleo de los catecúmenos: Este óleo es un aceite de oliva que el señor Obispo bendice dentro de la celebración de la Misa Crismal en Semana Santa. Mediante este óleo, el Espíritu Santo realiza en el bautizando la liberación del pecado y de las garras de Satanás.
  • La profesión de Fe –Credo-: es la adhesión explicita a Jesucristo, como acto de la voluntad y de la razón.
  • El agua bautismal: Significa el nacimiento a la vida nueva en Cristo, después de la purificación obrada por la Santísima Trinidad. El momento más importante y que a su vez constituye el sacramento es cuando el ministro riega agua sobre la cabeza del bautizando y pronuncia las palabras “yo te bautizo…”. En ese instante se borra el pecado original y los pecados personales que pueda tener la persona que está recibiendo el bautismo.
  • La unción con el santo Crisma: Este óleo es aceite de oliva que es consagrado de una manera muy singular –mezclándole perfume- por el señor Obispo y todos los sacerdotes que concelebran en la Misa Crismal, en Semana Santa. Este santo óleo se emplea también en el sacramento de la Confirmación y en el Sacramento del Orden. Con la unción del santo Crisma se concede el don del Espíritu Santo que hace al bautizado sacerdote, profeta y rey.
  • La vestidura Blanca: es un paño blanco que se coloca sobre el recién bautizado y significa que esta persona se ha vestido de Cristo y así debe permanecer hasta llegar a la vida eterna.

El cirio encendido del Cirio Pascual: El Cirio Pascual es signo de Cristo Resucitado, quien ahora ha iluminado al bautizado y lo convierte en luz del mundo. Se le pide que mantenga esta luz encendida hasta la vida eterna. El padrenuestro: es el primer acto de un hijo, que eleva una oración a su Padre.