Salmo

Todos tus caminos me son conocidos...
(Salmos 139.3)

Solemnidad Del Corpus Christi B

Post on 29 Mayo 2018
Visto: 43

“Fiesta del Corpus Christi”

“La Eucaristía es fuente y cima de toda la vida cristiana”

 

 

Solemnidad Del Corpus Christi

 

 

Libro del Éxodo (Ex. 24,3-8)

 

“En aquellos días, Moisés bajó y contó al pueblo todo lo que había dicho el Señor y todos sus mandatos; y el pueblo contestó a una:

-Haremos todo lo que dice el Señor.

Moisés puso por escrito todas las palabras del Señor. Se levantó temprano y edificó un altar en la falda del monte, y doce estelas, por las doce tribus de Israel. Y mandó a algunos jóvenes israelitas ofrecer al Señor holocaustos y vacas, como sacrificio de comunión. Tomó la mitad de la sangre y la puso en vasijas, y la otra mitad la derramó sobre el altar. Después tomó el documento de la alianza y se lo leyó en alta voz al pueblo, el cual respondió:

-Haremos todo lo que manda el Señor y le obedeceremos.

Tomó Moisés la sangre y roció al pueblo, diciendo:

-Esta es la sangre de la alianza que hace el Señor con vosotros, sobre todos estos mandatos.”

 

Salmo Responsorial (Salmo 115)

R/. Alzaré la copa de la salvación, invocando tu nombre.

 

Mucho le cuesta al Señor

la muerte de sus fieles,

Señor, yo soy tu siervo,

rompiste mis cadenas.

 

Te ofreceré un sacrificio de alabanza,

invocando tu nombre, Señor.

 

Cumpliré al Señor mis votos,

en presencia de todo el pueblo.

 

 

Carta a los Hebreos (Hb. 9,11-15)

 

“Cristo ha venido como Sumo Sacerdote de los bienes definitivos. Su templo es más grande y más perfecto: no hecho por manos de hombre, es decir, no de este mundo creado.

No usa sangre de machos cabríos ni de becerros, sino la suya propia; y así ha entrado en el santuario una vez para siempre, consiguiendo la liberación eterna.

Si la sangre de machos cabríos y de toros y el rociar con las cenizas de una becerra tienen el poder de consagrar a los profanos, devolviéndoles la pureza externa, cuánto más la sangre de Cristo, que, en virtud del Espíritu eterno, se ha ofrecido a Dios como sacrificio sin mancha, podrá purificar nuestra conciencia de las obras muertas, llevándonos al culto de Dios vivo.

Por eso él es mediador de una alianza nueva: en ella ha habido una muerte que ha redimido de los pecados cometidos durante la primera alianza; y así los llamados pueden recibir la promesa de la herencia eterna.”

 

Aleluya

 

Aleluya, aleluya.

“Yo soy el pan vivo bajado del cielo -dice el Señor-; quien coma de este pan vivirá para siempre.”

Aleluya.

 

 

Evangelio de San Marcos (Mc. 14,12-16.22-26)

 

“El primer día de los ázimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos:

-¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?

Él envió a dos discípulos, diciéndoles:

-Id a la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua: seguidlo, y en la casa en que entre decidle al dueño: “El Maestro pregunta: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?”

Os enseñará una sala grande en el piso de arriba, arreglada con divanes. Preparadnos allí la cena.

Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la cena de Pascua.

Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo:

-Tomad, esto es mi cuerpo.

Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se la dio y todos bebieron.

Y les dijo:

-Esta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos. Os aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el Reino de Dios.

Después de cantar el salmo, salieron para el Monte de los Olivos.”

 

Reflexión

 

Hoy celebramos la Solemnidad del “Corpus Chisti”, la Fiesta de la Eucaristía, la Fiesta del Cuerpo y de la Sangre del Señor, ya celebrada solemnemente el Jueves Santo.

 

La Iglesia se ha dado cuenta que el Jueves Santo nos ha dejado una maravillosa y misteriosa realidad sacramental, vinculada con nuestra existencia humana, siempre presente y jamás bastante meditada, apreciada y celebrada. Por esta razón, la Iglesia ha establecido esta Fiesta, como una reflexión del Jueves Santo, convencida como está que jamás llegará a agotar la riqueza, la comprensibilidad de este misterio eucarístico. Por ello lo recuerda de nuevo, lo honra con nuevos ritos y lo estudia con nueva atención.

 

La Eucaristía es el sacrificio de Cristo sobre la cruz, reflejado, reproducido y perpetuado en la santa Misa.

 

Para comprender este gran misterio, es necesario adentrarnos en los secretos de la caridad divina, como lo han hecho los santos: saber cuál es la amplitud, la extensión, la altura y la profundidad del amor de Cristo, que supera todo conocimiento, como escribe San Pablo (Ef 17,19).

 

Cristo Jesús, como enseña San Pablo, "me ha amado y se ha sacrificado por mí" (Gál 2,20) sobre la Cruz, para borrar el pecado del mundo; sacrificio que la Eucaristía actualiza en el tiempo y hace posible que todas las personas puedan participar en él. "He aquí el Cordero de Dios, he aquí El que quita el pecado del mundo" (Jn 1,29), palabras de Juan Bautista en el río Jordán, que siguen resonando en nuestros oídos.

 

La Eucaristía es ¡Misterio de fe! Jesús, revistiéndose de las apariencias de pan y de vino, se ha hecho presente como cuerpo y sangre de Víctima sacrificada -crucificada y muerta en la cruz por nosotros pecadores- como Sacramento de Vida, que ilumina los destinos profundos y esenciales de nuestra vida.

 

La Eucaristía es el Sacramento de la Pasión de Cristo, que establece una comunión entre nuestro sufrimiento humano y el sufrimiento humano-divino de Cristo, infundiendo un sublime significado al dolor humano. En este sentido san Pablo comparte con los Colosenses: "Estoy contento con los sufrimientos que soporto por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a los sufrimientos de Cristo, en favor de su Cuerpo que es la Iglesia" (Col 1,24).

 

Para nuestra enseñanza, para nuestro ejemplo y como consuelo, la Eucaristía es prenda de vida eterna: "Yo soy el pan de vida... Yo soy el pan vivo bajado del cielo... Quien come mi carne y bebe mi sangre, posee la vida eterna y Yo lo resucitaré en el último día" (Jn 6,49; 51.54); ha dicho el Señor.

 

Sí, Cristo es el Pan de la Vida. El Pan extraordinario, proporcionado al hambre extraordinaria del hombre, capaz, ansioso, de abrirse a aspiraciones infinitas, y que ningún pan de este mundo le sacia: el hambre de Dios.

 

Si no tenemos a Dios, importa muy poco todo lo demás que tengamos. Alejados de Dios, nos alejamos de nuestro propio destino y realización. La Eucaristía es un medio especial que Jesús nos dio para que salgamos de nuestro estado de alejamiento de Dios. "El hombre que come mi carne y bebe mi sangre permanece en Mí y Yo en él" (Jn 6,56).

 

Como sabes, la humanidad atraviesa por un momento en el que hay mucha hambre, mejor, muchas hambres: hambre de libertad y de justicia, hambre del Espíritu, hambre de Verdad, hambre de comprensión, hambre de paz, hambre de Jesucristo... Saciar o ayudar a saciar esta hambre no es opcional para un católico, ni es parte pequeña de la misión de la Iglesia; es un deber de todos y cada uno de nosotros. En la Eucaristía hallamos la fuente de nuestro más serio compromiso en el servicio de amor a nuestros hermanos y hermanas. El compartir la Eucaristía nos inspira tal solidaridad, así como las acciones que la expresen. Ten en cuenta Que la celebración sincera de la Eucaristía "nos debe llevar a diversas obras de caridad de mutua ayuda".

 

Recuerda, además, si en la Eucaristía te alimentas del Cuerpo y de la Sangre del Señor, tienes que asumir el mismo comportamiento de Cristo, tienes necesariamente que hacer otro tanto lo que haría Cristo hoy con aquellos que tienen hambre y sed de su palabra, de su amor, de su fe, de su esperanza, de sal, de luz, de Verdad, de Vida… El amor que te alimenta en la Eucaristía tiene que alimentar el amor de tu casa, de tu familia, de tu trabajo… De lo contrario no serías consecuente con tu vida y celebración eucarística.

 

 

Francisco Sastoque, o.p.

 

Usuarios en Linea

Hay 40 invitados y ningún miembro en línea